Inicio Envianos tu relato Top relatos Nuevos relatos Buscador Contacto

Tu cuenta

Registrese gratis
Categorias

Autosatisfaccion (92)
Azotes (20)
Confesiones (48)
Control mental (60)
Cybersexo (128)
Dominacion (443)
Embarazadas (85)
Enanas (3)
Erotismo amor (26)
Exhibicionismo (168)
Famosas (3)
Fantasias eroticas (161)
Fetichismo (154)
Flechazos (32)
Gays (294)
Heterosexual (918)
Incestos (377)
Infidelidad (297)
Intercambios (193)
Jovencitos (56)
Lesbianas (194)
Maduras (171)
Masturbacion (203)
No consentido (76)
Orgias (196)
Otros (49)
Primera vez (67)
Sadomasoquismo (193)
Sexo anal (26)
Sexo oral (8)
Transexuales (172)
Voyerismo (29)
Zoofilia (259)

Paginas amigas
Ok juegos
Bombilla
Que chistes

Estrenos online
Busco porno
Agregar web

Que fotos
Peliculas
Contactos personales
Porno busco
Emule porno
Chicas
Creidas
Juegos online
Peliculas cine
Series online
Peliculas cine

+ Añadir tu web

 
Suscríbase!
Reciba trucos gratis en su e-mail. Indique su e-mail y presione suscribirme.




Categoría: Dominacion
Valor de este relato: 2.91
Enviado por: gabriela


Valora este relato erotico


Muy bueno

Bueno

Medio

Malo

Muy malo

Me transforme en la puta de casa


Creo que mi historia tiene un poco de todo, incesto, homosexualidad, violación, dominación, etc.
Desde que era pequeño, tal vez 6 años mi hermano, 11 años mayor me hacia chuparle la pija a través de engaños o con amenazas, así que me volví un experto chupapijas. Pero todo cambio a partir de los 8 años, luego de una sesión de chuparle la pija, me dijo que ya era hora que asuma mi rol en la casa, en un primer momento no entendí a que se refería, pero cuando mi dio vuelta y me bajo el pantalón y trato de meterme la pija me asuste, trate de soltarme pero el me sujetaba fuertemente y a esto le sumo una buena golpiza, así que termine siendo penetrado por el, recuerdo que me dolió muchísimo y sangre. A partir de ese día comenzó a cojerme casi a diario y yo comencé a dejarlo ya que cuando me resistía los golpes eran brutales.
Casi un año después de la primera cojida, vino de una fiesta borracho, entro en mi habitación y comenzó a cojerme, pero hizo mucho ruido por lo que mi papa se despertó y nos descubrió. Lo extraño fue que no dijo nada, pero a los días me agarro y me dijo que no sabia que yo ya había asumido mi papel, tampoco le entendí. Ese mismo DIA comenzó a cojerme, yo siempre trataba de que no ocurra, pero el también recurría a los golpes para que me deje coger, entonces mi destino quedo sellado, tenia que chupar pijas y ser cojido cuando ellos tuviesen ganas o lo hacían igual pero yo recibía una tremenda golpiza.
Cuando cumplí los 10 me traslade a la cama de papa a dormir todas las noches, me convertí en su puta, mi hermano solo me cojia por las tardes cuando mi padre estaba en el trabajo. Todavía seguía sin gustarme mucho que me cojiesen pero ya no me dolía cuando era penetrado y me había vuelto un experto en los menesteres de chupar la pija.
Pero esto parece que no los conformaba, además de todo esto tenia que hacer los quehaceres domésticos ya que mi madre se había ido de casa hace muchísimo tiempo.
Hasta que llego lo inevitable, como conservarme con la piel suave de puta y más sumisa. Para ello no tuvieron mejor idea de comenzar a darme pastillas, que en ese momento me dijeron que era para evitar que me salgan vellos ya que la puta de la casa tenia que estar en condiciones optimas, tiempo después supe que se trataba de hormonas femeninas, y por ello fue que no solo no me salieron vellos, sino que mi pene que ya era pequeño se redujo mas hasta casi atrofiarse (jamás se paraba) y me veía en la necesidad de orinar sentado ya que era incomodo tratar de agarrar algo tan pequeño, y comenzó un esbozo de pequeñas tetas, así que cuando cumplí los doce ya se me notaban las tetas y tenia un culo digno de una chica grande.
Para esta edad ya me encantaba que me cojan, no hacia falta que me pegaran, seguí durmiendo con mi padre y usaba tangas y camisolín.
Tenia ropa de mujer, y no seguí con mis estudios. Realmente me habían transformado en la puta de casa.
Por esa época mi padre me llevo a pescar con tres amigos de el, y como castigo a una falta cometida por mí durante la semana les permitió cojerme a su gusto, para mí fue horrible ya que me metieron las pijas al mismo tiempo en la cola, si bien yo ya la tenia completamente dilatada por años de ser usado casi todos los días, no estaba preparado para esa experiencia. Literalmente me partieron, sangre varios días.
Algunas veces me pegaban para que recuerde cual era mi condición en esa casa, una puta sumisa y servicial..
Y las faltas eran castigadas brutalmente como habrán visto.
El que nos cambiemos de casa ayudo a que me dejaran salir, ya que en la antigua casa me era prohibido hacerlo. Lo hacia con ropa de mujer y mi nombre en lugar de Gabriel comenzó a ser Gabriela, así que para todo el mundo era un padre con un hijo y una hija.
En esa época me hicieron absolutamente todo lo que se le puede hacer a una hembra, llegando incluso a alquilarme a un viejo sádico que me tuvo toda una semana en su casa usando un collar de perro, cuando salía yo tenia que esperarlo en la puerta en cuatro patas, si él llegaba y yo no estaba en esa posición me molía a palos y no me daba de comer todo el día, me hizo dormir toda la semana en el piso junto a su cama, solo me subía para cojerme o bien lo hacia en cualquier lugar de la casa.
Creo que de tantos años de sumisión, yo soportaba de todo sin quejarme.
Hoy con 26 años ya soy toda una mujer, mi pene, esta totalmente atrofiado ya que jamás se paro ni creció.
Mi padre murió en un accidente y me quede con mi hermano hasta que él consiguió una empleada extranjera de 12 años a la cual le daba palizas como las que yo recibía, y ella ocupo mi lugar de puta sumisa en casa, yo quede relegada y el hijo de puta me vendió a otro pajero enfermo que me uso durante 5 años, haciéndome prostituir incluso.
Pero por suerte con ese trabajo encontré a un verdadero hombre con el cual hoy soy pareja. Lo amo y ahora le pertenezco a el, estoy a su disposición y hago lo que me ordena.
Creo que ahora si soy feliz.
Espero que les haya gustado mi relato de cómo me volví travesti.
Besos Gabriela.


Envía este relato erotico a tú amigo/a
Tu e-mail:
E-mail de tu amigo/a:
Recibir relato erotico en mi e-mail.    



 




 

Relatos eroticos verdes, relatos sexuales porno, relatos porno, relatos xxx, relatos gratis de sexo.
Historias verdes, historias eroticas, relatos gays, relatos pornos y hablados, relatos de incesto, relatos de sexo filial, cuentos eroticos, relatos cortos y muy sexuales, historias porno de jovencitos, relatos pornograficos, relatos de violaciones, relatos eroticos de travestis.